Pasar al contenido principal
EFE

Solar Orbiter explorará regiones desconocidas del Sol

Hace más de una década desde que la misión Solar Orbiter de la Agencia Espacial Europea (ESA) dio sus primeros pasos y ahora está preparada para despegar en 10 días hacia el Sol, del que quiere desvelar algunos de sus secretos y observar por primera vez sus regiones polares, mentales y más.

Solar Orbiter, con un presupuesto de unos 1980 millones de dólares, se diferencia de otras misiones en que gracias a sus 10 instrumentos podrá observar lo que sucede en el Sol y a la vez estudiar el ambiente que rodea a la sonda. Es decir, no sólo sabrá lo que sucede a su alrededor, sino por qué.

Además, por primera vez un ingenio humano, será capaz de observar las regiones polares de nuestra estrella, gracias a su trayectoria única, donde se esconden algunos de los misterios de cómo funciona el campo magnético del Sol.

La misión de la ESA cuenta con participación de la NASA, que colaboró en alguno de los instrumentos y será la encargada de lanzar a Solar Orbiter en un cohete Atlas V, que partirá a las 23:15 hora local de Florida del 8 de febrero, de la base de Cabo Cañaveral (EEUU).

Los últimos detalles antes de su despegue fueron proporcionados a la prensa en la sede que la ESA tiene en la localidad madrileña de Villanueva de la Cañada.

Este centro será el encargado del control de los instrumentos de Solar Orbiter, planificar la misión científica, así como la toma y descarga de datos, explica la coordinadora de operaciones de instrumentación, Anik De Groof.

Tras el despegue habrá que esperar hasta finales de julio para que la sonda se declare totalmente operativa, aunque los primeros datos llegarán algo antes, indica el jefe de desarrollo de la infraestructura de ciencia en tierra de Solar Orbiter, Luis Sánchez.

La sonda, un cubo de unos tres metros, se acercará a “solo” 42 millones de kilómetros de nuestra estrella, “lo más cerca que podemos estar de ella y tomar imágenes, con la tecnología actual”, según el responsable científico adjunto del proyecto, Yannis Zouganelis.

A esa distancia Solar Orbiter tendrá que soportar, por la cara expuesta al Sol, una temperatura de 520 grados. “Es como estar en dentro de un horno para pizzas”, según el símil escogido por el director de Ciencia de la ESA, Günther Hasinger, quien explicó que esta es una misión “muy extrema”.

Las elevadas temperaturas es uno de los retos más importantes a los que se ha hecho frente, pero acrecentado por el hecho de que la cara no expuesta a la estrella estará a bajo cero. En sólo tres metros de distancia habrá varios cientos de grados de diferencia.

Para proteger la sonda se diseñó un escudo térmico que cubre una de sus caras, realizado básicamente de titanio y cubierto por una sustancia artificial de nueva creación.  Además, se diseñó en ese escudo tres “ventanas” para mirar al Sol.

En Portada