Pasar al contenido principal
PRENSA LATINA

Crean pinzas acústicas para operar sin contacto

El desarrollo de la tecnología de pinzas acústicas permitió demostrar por primera vez la levitación y manipulación de múltiples objetos de forma simultánea, destacó ayer la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. Los científicos habilitaron la generación eficiente de campos de sonido lo suficientemente complejos como para atrapar objetos en las ubicaciones objetivo.

En un comunicado Bruce Drinkwater, de Imperial College London, uno de los líderes del proyecto, explicó que la tecnología ofrece mayor versatilidad y abre posibilidades que simplemente no existían antes como el de múltiples pares de manos para mover cosas y realizar procedimientos complejos que pueden aplicarse en ingeniería de tejidos en medicina y para ensamblar materiales compuestos.

Los expertos aplicaron un algoritmo novedoso que controla una serie de 256 altavoces pequeños, y eso es lo que permite crear los campos acústicos intrincados, como pinzas.

Esta herramienta acústica tiene capacidades similares a las pinzas ópticas, ganadoras del Premio Nobel 2018 por utilizar láseres para atrapar y transportar micropartículas, pero son 100 mil veces más eficientes energéticamente.

La ventaja sobre los sistemas ópticos está cuando hay que realizar operaciones dentro del tejido humano, destacó Drinkwater.

Las pinzas ópticas son una tecnología fantástica, pero siempre están peligrosamente cerca de matar a las células que se mueven, mientras que con la acústica aplicamos el mismo tipo de fuerzas pero con menos energía asociada, señaló.

Los científicos demostraron la precisión de su sistema al unir dos esferas de poliestireno milimétricas a un trozo de hilo que cosieron en un trozo de tela con la ayuda de las pinzas acústicas.

El sistema, según se ha probado en campo, también puede controlar simultáneamente el movimiento 3D de hasta 25 de estas esferas en el aire.

 

DATOS

La herramienta se podrá usar en tejido biológico. Según Drinkwater, los especialistas confían en que la misma metodología podría adaptarse a la manipulación de partículas en el agua en aproximadamente un año y esperan que poco después pueda ser adaptado para su uso en tejido biológico.

El sonido mueve objetos pequeños. Consiguieron que el sonido ejerciera una pequeña fuerza acústica y al aumentar el volumen de las ondas ultrasónicas crearon un campo de sonido lo suficientemente fuerte como para mover pequeños objetos.

En Portada