Pasar al contenido principal
Imagen

Científico chino dice que modificó genes de varios bebés

Cuerpo

Un científico chino, He Jiankui, y su equipo, afirman haber creado los primeros bebés modificados genéticamente. Los bebés, Lulu y Nana, dos niñas nacidas hace “varias semanas”, se encuentran en perfecto estado de salud, asegura el genetista, He Jiankui, que utilizó la técnica de edición de genes conocida como CRISPR para mutar un gen y hacer a las pequeñas resistentes contra el virus causante del sida.

La polémica afirmación de He, investigador de la SUSTech (Southern University of Science and Technology of China) en Shenzhen, no ha podido ser contrastada. La investigación no se publicó en ninguna revista científica especializada, donde debería haberse sometido al análisis de otros expertos. Y las autoridades científicas de Shenzhen, según el periódico Beijing News, afirman que nunca recibieron la solicitud de permiso necesaria para llevar a cabo la prueba, por lo que han abierto una investigación.

La propia SUSTech se declaró “profundamente conmocionada” por este anuncio. Su investigación no se comunicó a la Universidad ni a su Departamento, el de Biología, que “desconocían este proyecto de investigación y su naturaleza”, indicó el centro académico en un comunicado. El Comité Académico del departamento “cree que la conducta del doctor He Jiankui al usar CRISPR/Cas9 para editar embriones humanos violó gravemente la ética y los códigos de conducta académicos”.

En un video colgado en YouTube, He explica desde un laboratorio que “dos encantadoras pequeñas gemelas chinas, Lulu y Nana, están en excelente estado de salud, para alegría de su madre, Grace, y de su papá, Mark, quien es portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH), causante del sida, y nunca pensó que podría procrear”.

Según cuenta el experto las niñas fueron concebidas mediante inseminación artificial. Tras la fecundación, el equipo científico inyectó reactivos CRISPR, una especie de tijeras moleculares de precisión, en el embrión para inactivar el gen CCR5, el virus utiliza como puerta para introducirse en el sistema inmunológico humano.

A lo largo del desarrollo de los embriones, primero en laboratorio y después implantados en el útero de su madre, los expertos comprobaron varias veces, secuenciando el código genético de las criaturas, que todo se desarrollaba como debía y las niñas no presentaban más mutaciones que la prevista. “Ningún otro gen presentó cambios”, asegura He. La comprobación volvió a repetirse tras el nacimiento, anunciado originalmente en una entrevista en exclusiva con la agencia AP y en un artículo en la revista MIT Technology Review.

Los padres de Lulu y Nana no son los únicos que se han sometido a sus pruebas. Otras seis parejas, donde el varón es seropositivo, también aceptaron el programa, lo que abre la posibilidad de que las dos niñas no sean las únicas modificadas genéticamente.

El genetista, formado en Estados Unidos y retornado a China como parte de un programa para atraer a los talentos educados en el exterior, asegura que es consciente de la polémica que su iniciativa va a despertar. Pero, asegura, no le parece que presente problemas éticos. Lo único que ha hecho, dice, es “abrir una igualdad de oportunidades para tener familias sanas”.
La prueba hubiera sido imposible bajo la legislación estadounidense e ilegal bajo las normas europeas. Pero en China las regulaciones no son tan estrictas. Este país ya fue el primero en modificar genes de embriones humanos (no viables) y de monos con CRISPR. Una directiva ministerial de 2003 prohíbe la implantación para embarazo de embriones humanos modificados genéticamente, pero no una ley.

He, por su parte, sostiene que sólo se aplicará a un reducido número de familias afectadas por una enfermedad. “No se trata de crear bebés de diseño, sólo un niño sano”, asegura. No busca “mejorar la inteligencia, cambiar el color de ojos, la apariencia ni nada similar. No se trata de eso”. Según He, su método “puede ser la única manera de curar alguna enfermedad”.
“Entiendo que mi trabajo será controvertido, pero creo que las familias necesitan esta tecnología, y estoy dispuesto a aceptar las críticas”, señala He, que destaca que él mismo es padre de dos hijas. “No puedo pensar en un regalo más sano ni más bello para la sociedad que dar a una pareja la oportunidad de empezar una familia llena de amor”.

En la página web de su laboratorio, He asegura que su equipo y él han trabajado “durante varios años” editando los genomas de ratones, monos y embriones humanos inviables. En esa página incluye traducciones al inglés de los formularios para pedir el consentimiento de las parejas voluntarias que participan en el experimento, así como el permiso del comité ético del Hospital HarMoniCare de Mujeres y Niños en Shenzhen. “Estamos muy interesados en implicarnos con comunidades de pacientes y reguladores para debatir cómo definir, dirigir y restringir el uso ético de la cirugía genética en etapas tempranas de la vida”.

Los científicos chinos también arremetieron contra el experimento de He. En un comunicado firmado por 122 expertos, se reclama una investigación sobre el asunto, que tachan de “locura”. “Esta tecnología podría haberse probado desde hace mucho tiempo, pero los biólogos no lo hacen ni quieren hacerlo por la incertidumbre de provocar mutaciones no buscadas, otros graves riesgos y problemas éticos”, sostienen. La prueba, según estos expertos, “representa un duro golpe a la reputación mundial y el desarrollo de la investigación biomédica en China. También es extremadamente injusta contra la inmensa mayoría de académicos chinos que se esfuerzan en sus investigaciones científicas y en la innovación, y respetan las líneas éticas”.

 

"Si es cierto, este experimento es monstruoso. Los embriones estaban sanos, sin enfermedades conocidas. La edición genética en sí misma es experimental y todavía está asociada con mutaciones no buscadas, capaces de causar problemas genéticos en etapas tempranas y más tardías de la vida, incluido el desarrollo de cáncer". Julian Savulescu. Director del Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford

En Portada

  • Falta de convenio impide que SUS inicie en Tarija, La Paz y Santa Cruz
    La ministra de Salud, Gabriela Montaño, confirmó ayer que mientras las gobernaciones de La Paz, Santa Cruz y Tarija no firmen un convenio no podrán implementar el Sistema Único de Salud Gratuita y Universal (SUS). “Lastimosamente, en aquellos departamentos donde no hemos podido acordar...
  • Fondo Indígena recupera Bs 23 MM, pero aún desconoce el total del daño
    Tras el desfalco ocurrido hace tres años, el Fondo de Desarrollo Indígena ha logrado recuperar 23 millones de bolivianos en todo el país, que fueron devueltos de forma voluntaria, sin procesos legales. Se “desconoce” el monto exacto del desfalco, aunque con más de 101 procesos instalados, se...
  • Concentraciones demuestran la vigencia del 21F y el MAS minimiza
    Ni muerto ni enterrado. Miles de personas salieron ayer a las calles de las nueve ciudades capitales de Bolivia para mostrar la vigencia del referendo del 21F. Las masivas movilizaciones fueron minimizadas por dirigentes del MAS, que aseguraron que el 21F “está muerto” y pidieron a la oposición y...
  • Envían a Palmasola a los dos implicados en el caso Lava Jato
    Tras ocho horas de audiencia, una instancia judicial determinó la detención preventiva en el penal de Palmasola de Santa Cruz para Luis Landívar y Roberto Saavedra por sus presuntas vinculaciones en el caso Lava Jato-Odebrecht. Landívar es acusado de enriquecimiento ilícito y legitimación de...
  • Wilstermann doma al Toro warneño y recupera terreno
    Wilstermann se lavó la cara con una goleada en condición de visitante, tras vencer por 1-3 a Sport Boys en el cotejo correspondiente a la octava fecha del torneo Apertura. Después de la derrota en casa ante The Strongest en la jornada pasada, llovieron las críticas a la metodología de trabajo...