Pasar al contenido principal
Redacción Central

Decorar el cuarto del bebé es un ejercicio delicado

Nada hay más reconfortante en decoración que preparar la habitación de un bebé que dentro de poco pasará a ser un niño con necesidades de espacio para el juego, con un lugar que le genere capacidad de movimiento, a pesar de que hayan sido otros los que elijan las sábanas, los juguetes y el color de las paredes.

Paredes divertidas

Estimular la imaginación del niño es lo que se pretende en todo momento, sin que ello le altere el sueño. La firma noruega de pinturas infantiles, Jotun, señala que, más allá del azul y el rosa, es importante elegir el tono en función de la etapa de crecimiento.

“Mientras que los bebés necesitan un espacio sereno que invite al descanso, los niños de dos a seis años requieren más estímulos y, por tanto, mayor colorido. A partir de los siete, hay que encontrar un punto entre el espacio para el estudio y otro en el que desarrollar sus aficiones”, comentan desde la firma.

La tendencia durante los últimos años viene de la mano de los tonos maquillaje, pues crean una atmósfera cálida para conciliar el sueño y se pueden combinar con el resto de tonos pastel.

Por otro lado, los colores melocotón aportan luz y alegría y,  pintarlo sólo en una pared y combinarlo con tonalidades claras de madera, crean una decoración muy armónica.

Sinfonía de colores

Para quien apueste por una gama tan viva como los terracota, recomiendan dividir la pared horizontalmente y pintar la parte superior de un color claro y la inferior con uno más intenso, para así no saturar el espacio. De manera que se consiga crear una “atmósfera cálida y dinámica, potenciando la energía”.

Se trata de “estimular y desarrollar su  creatividad”, indican los especialistas. Colocar unos mapas del mundo son un excelente recurso para ello.

Atentos al suelo

En las habitaciones infantiles el suelo es un elemento muy a tener en cuenta. Alfombras divertidas, delicadas y mullidas, suelen ser lo habitual, pero siempre hay alternativas que ofrecen opciones perfectas para cualquier espacio del hogar.

Es el caso de las alfombras vinílicas.“Hasta ahora eran perfectas para decorar un salón, dormitorio, comedor y, por supuesto, la cocina, pero es evidente que también son  ideales para integrarlas en la zona de juegos infantil”, comentan los creativos especializados en revestimientos.

Cálido y Mullido

Para quienes apuesten por complementos mullidos, amorosos y cálidos, una alfombra y cojines en la habitación del niño es ideal, especialmente para los bebés que comienzan a gatear y necesitan libertad de movimientos sin dañarse, mientras que para los más mayores, ese entorno se convierte en el escenario perfecto para leer o escuchar música.

Estímulos Visuales

La estimulación visual para los infantes, en ese su primer hábitat es es fundamental, ya que su habitación será su pequeño mundo mientras empieza a afinar sus destrezas para desplazarse a otros espacios.

Un móvil es básico. Sólo es necesario tener el cuidado de ponerlo a la altura indicada y bien atornillado como indique el fabricante, y retirarlo cuando el bebé ya logre jalar las barandas para intentar levantarse.

Pensar en algo que vea arriba en su techo es excelente idea.

Pero hay también cosas mucho menos recomendables. Así , es aconsejable evitar muñecos de peluche pues éstos acumulan polvo y pueden representar un riesgo para niños que resultarán alérgicos o con asma.

Muebles

Lo mejor es conseguir sólo lo necesario. Y preferir muebles multifuncionales que puedan acompañar al bebé a medida que crece. Invierte mejor en éstos y no en los que usarás de manera pasajera.  También si son de buena calidad podrán ser más duraderos aún y te serán de gran ayuda si planeas tener más hijos, los puedes reutilizar.

En Portada