Pasar al contenido principal
EFE

Una bacteria ayuda a los atletas en su rendimiento

Una bacteria del género Veillonella hallada en el microbioma de los deportistas de élite contribuiría a mejorar la capacidad de ejercicio, reveló ayer un estudio publicado por la revista Nature Medicine, en el que se subraya además que este tipo de germen no se encuentra en las personas sedentarias.

La publicación científica llevada a cabo por los investigadores del Centro de Diabetes Joslin (Boston, Estados Unidos) establece que la Veillonella metaboliza el ácido láctico producido por el ejercicio y lo convierte en propionato, un ácido graso de cadena corta o volátil, que el cuerpo humano utiliza para mejorar el rendimiento físico.

Los ácidos grasos de cadena corta, al igual que los de cadena mediana, son transportados directamente a la vena porta durante la digestión de las grasas, mientras que en el caso de los ácidos grasos de cadena larga, estos son almacenados dentro de los quilomicrones y llegan a la sangre por la vena subclavia.

Los resultados del centro estadounidense ponen de manifiesto cómo las colonias de bacterias que residen en el intestino humano tienen un impacto poderoso en la salud y cómo la actividad física y un estilo de vida saludable ayudan a prevenir enfermedades como la diabetes tipo 2.

El estudio demuestra que, dado que muchas personas con trastornos metabólicos no pueden hacer ejercicio al nivel necesario para obtener unos beneficios concretos, complementar su microbioma con una cápsula de probióticos que contenga Veillonella podría darles el impulso que necesitan para realizar un entrenamiento efectivo.

“Lo que nos imaginamos es un suplemento probiótico que aumente la capacidad de las personas para hacer ejercicio y que, al mismo tiempo, los proteja contra enfermedades crónicas, tales como la diabetes”, señala el coautor del artículo, Aleksandar D. Kostic.

El trabajo del Centro de Diabetes Joslin comenzó en 2015 tras recolectar, analizar y comparar las muestras fecales de corredores del maratón de Boston una semana antes de la carrera y una después, junto con las de otras personas sedentarias.

En Portada