Pasar al contenido principal
EFE

Vinculan trastorno mental a desbalance hormonal

Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP), una enfermedad que provoca un desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas, son propensas a trastornos de salud mental, según un estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism.

El informe, elaborado por investigadores de la Universidad de Cardiff (Gales, Reino Unido), determina además que los hijos de las mujeres con SOP enfrentan un mayor riesgo de desarrollar trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y trastorno del espectro autista (TEA).

Esta enfermedad, que afecta aproximadamente al 10 por ciento de las mujeres en edad fértil, es la causa más común de infertilidad en jóvenes, y los niveles elevados de hormona masculina asociados conducen a otros síntomas como períodos irregulares, exceso de vello facial y corporal, aumento de peso y acné.

Los investigadores evaluaron los antecedentes de salud mental de casi 17 mil mujeres diagnosticadas con SOP.

Al compararlas con mujeres no afectadas por esa enfermedad, igualadas por edad e índice de masa corporal, el estudio encontró que las pacientes con SOP tenían más probabilidades de ser diagnosticadas con trastornos de salud mental, incluyendo depresión, ansiedad, trastorno bipolar y trastornos de la alimentación.

“Éste es uno de los estudios más grandes que ha examinado los resultados adversos de la salud mental y el desarrollo neurológico asociados con SOP, y esperamos que los resultados generen mayor conciencia, detección más temprana y nuevos tratamientos”, señaló uno de los autores, Aled Rees, de la Universidad de Cardiff.

 

DATOS

Mayor riesgo. También encontraron que los niños nacidos de madres con síndrome de ovario poliquístico tienen un mayor riesgo de desarrollar TDAH y trastornos del espectro autista.
 
Exámenes. Es necesario que las mujeres con SOP se sometan a exámenes de detección de trastornos de la salud mental para garantizar un diagnóstico y tratamiento tempranos y, en última instancia, mejorar su calidad de vida.

En Portada