Pasar al contenido principal
Imagen

El Papa defiende a los pobres y a los inmigrantes en su tercera exhortación

Cuerpo

El papa Francisco defiende la necesidad de ayudar a los pobres y de acoger a los inmigrantes en su tercera exhortación apostólica, titulada "Gaudete et Exsultate" ("Alegraos y regocijaos") y que fue publicada hoy.

 Esta exhortación sigue a las dos anteriores, "Evangelii gaudium" (2013) y Amoris laetitia" (2016), y en ella Jorge Bergoglio aborda la "santidad en el mundo contemporáneo", sus "riesgos, desafíos y oportunidades".

A lo largo de 42 páginas y en cinco capítulos, el papa reflexiona sobre asuntos que considera fundamentales, como la pobreza y "la injusticia de este mundo, donde unos festejan, gastan alegremente y reducen su vida a las novedades del consumo", mientras "otros solo miran desde afuera mientras su vida pasa y se acaba miserablemente".

 En este sentido, el papa defiende ayudar a los más necesitados: "Cuando encuentro a una persona durmiendo a la intemperie, en una noche fría, puedo sentir que ese bulto es un imprevisto que me interrumpe, un delincuente ocioso, un estorbo en mi camino, un aguijón molesto para mi conciencia, un problema que deben resolver los políticos, y quizá hasta una basura que ensucia el espacio público".

 "O puedo reaccionar desde la fe y la caridad, y reconocer en él a un ser humano con mi misma dignidad", apunta.

  Critica "la alegría consumista e individualista tan presente en algunas experiencias culturales de hoy" y subraya que "el consumismo solo empacha el corazón; puede brindar placeres ocasionales y pasajeros, pero no gozo".

Además, avisa de que "el consumismo hedonista puede" jugar "una mala pasada" y que "el consumo de información superficial y las formas de comunicación rápida y virtual pueden ser un factor de atontamiento que se lleva todo nuestro tiempo y nos aleja de la carne sufriente de los hermanos".

Sobre la comunicación en la red, el papa lamenta que internet y los "foros o espacios de intercambio digital" sean a menudo espacios donde se expresa una "violencia verbal" en la que "también los cristianos pueden" caer.

Una violencia verbal que normaliza "la difamación y la calumnia", dos elementos que "son como un acto terrorista: se arroja la bomba, se destruye, y el atacante se queda feliz y tranquilo", y dejan fuera "toda ética y respeto por la fama ajena".

En otro momento, también opina que "es nocivo e ideológico el error de quienes viven sospechando del compromiso social de los demás, considerándolo algo superficial, mundano, secularista, inmanentista, comunista, populista".

También reitera la necesidad de acoger a los inmigrantes y dice que no es "un invento de un papa" o "un delirio pasajero".

 La situación de estas personas que huyen de sus países no es "un asunto menor", dice Bergoglio, al tiempo que critica que "algunos católicos afirman que es un tema secundario al lado de los temas 'serios' de la bioética".

Carga contra lo "fácil" que resulta "entrar en las pandillas de la corrupción", mientras gente que "sufre por las injusticias" contempla "cómo los demás se turnan para repartirse la tarta de la vida".

 Y rechaza también "la corrupción espiritual" que -dice- "es peor que la caída de un pecador, porque se trata de una ceguera cómoda y autosuficiente donde todo termina pareciendo lícito: el engaño, la calumnia, el egoísmo y tantas formas sutiles de autorreferencialidad".

Sobre la Iglesia, advierte que no son necesarios "tantos burócratas y funcionarios, sino misioneros apasionados, devorados por el entusiasmo de comunicar la verdadera vida".

 En este sentido, elogia a los "sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos que se dedican a anunciar y a servir con gran fidelidad, muchas veces arriesgando sus vidas y ciertamente a costa de su comodidad".

Argumenta que existen "dos sutiles enemigos de la santidad" que son "el gnosticismo y el pelagianismo" y desaprueba el comportamiento de aquellos que pretenden "reducir la enseñanza de Jesús a una lógica fría y dura que busca dominarlo todo".

El último capítulo está dedicado al discernimiento y a la lucha permanente "para resistir las tentaciones del diablo".

 Un "discernimiento" que evita el convertirse "fácilmente en marionetas a merced de las tendencias del momento" y que es necesario para todos, también para los jóvenes que "están expuestos a un 'zapping' constante".

En Portada

  • Dellien supera a Andreozzi y hace historia en el cuadro principal de Río
    El tenista beniano Hugo Dellien no tiene límites para concretar sus sueños. Ayer, el  representante nacional superó en la primera ronda del Río Open al argentino Guido Andreozzi por 2-0 y se instaló en la siguiente instancia. Además, la victoria en el cuadro principal significa un hito para el...
  • Productores reportan 180 mil Ha devastadas por sequía en oriente
    Las pérdidas económicas generadas por la sequía en Santa Cruz motiva a más de 33 mil pequeños productores a pedir la invención del Gobierno para lograr la reprogramación de créditos con la banca, pues cerca de 180 mil hectáreas de cultivos de soya, maíz, arroz y sorgo han sido afectadas por la...
  • Colectivos alistan actividades en ocho ciudades a tres años del 21F
    Colectivos ciudadanos, comités cívicos y el Comité Nacional de Defensa de la Democracia (Conade) de ocho ciudades del país (menos Tarija) alistan actividades para recordar el jueves los tres años del referendo el 21 de febrero (21F) de 2016, cuando el 51,3 por ciento de los votos resultaron en...
  • Una auditoría interna detectó 11 deficiencias en 2018 en Vías Bolivia
    Un informe de auditoría interna del 29 de marzo de 2018 realizado a Vías Bolivia detectó 11 deficiencias de control interno financiero. Se observaron depósitos por multas no registrados en el Sistema de Control de Pesos y Dimensiones Vehiculares, vehículos transferidos en comodato por la...
  • Una legión de musas rodeó a Karl Lagerfeld, ícono de la moda
    El alemán Karl Lagerfeld, el mítico diseñador que reinventó Chanel y organizó espectaculares desfiles, murió ayer a los 85 años, provocando un gran vacío en el mundo de la moda. Su ausencia en enero en el desfile de Alta Costura de Chanel para la primavera-verano de 2019, algo inédito, había...